Translate

miércoles, 7 de diciembre de 2016

EL PAPA FRANCISCO MANIFESTÓ QUE LA DESINFORMACIÓN ES EL DAÑO MÁS GRANDE QUE PUEDE HACER UN MEDIO DE PRENSA



ROMA – VATICANO.- EN UNA ENTREVISTA CONCEDIDA EN ESPAÑOL A LA REVISTA BELGA "TERTIO" Y DIFUNDIDA POR LA OFICINA DE PRENSA DE LA SANTA SEDE, EL PAPA FRANCISCO  CONDENÓ A  LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE HACER MUCHO DAÑO CON LA DESINFORMACIÓN, ES DECIR, FRENTE A CUALQUIER SITUACIÓN DECIR SOLO UNA PARTE DE LA VERDAD Y NO LA OTRA. ¡NO! DIJO EL SANTO PADRE, ESO ES DESINFORMAR. PORQUE AL TELEVIDENTE, LE DAS LA MITAD DE LA VERDAD. Y POR LO TANTO NO PUDE HACER UN JUICIO SERIO SOBRE LA VERDAD COMPLETA.

ADEMÁS MANIFESTÓ, REFIRIÉNDOSE A LA PRENSA ESCRITA, RADIAL  Y TELEVISIVA, QUE  SIEMPRE USAN EL  ESCÁNDALO, LA CALUMNIA Y ENSUCIAN A LA GENTE, SOBRE TODO EN EL MUNDO DE LA POLÍTICA QUE PUEDE SER USADO COMO DIFAMACIÓN  TAL COMO SE HACE EN ARGENTINA A CARPETAZOS Y TE SACAN ALGO QUE YA PASÓ. LA DESINFORMACIÓN ES EL DAÑO MÁS GRANDE QUE PUEDE HACER UN MEDIO DE PRENSA PORQUE ORIENTA LA OPINIÓN EN UNA DIRECCIÓN, QUITANDO LA OTRA VERDAD.


EL PAPA MANIFESTÓ QUE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SON CONSTRUCTORES DE UNA SOCIEDAD Y ESTÁN PARA FRATERNIZAR, HACER PENSAR Y  EDUCAR.
El Papa Francisco en la entrevista concedida al semanario católico de Bélgica  “Tertio” y difundida por la  oficina de prensa de la Santa Sede manifestó que  los medios de comunicación tienen una responsabilidad muy grande. Hoy en día, en sus manos está la posibilidad y la capacidad de formar opinión. Pueden formar una buena o mala opinión. Los medios de comunicación son constructores de una sociedad. Por sí mismos, son para construir. Para intercambiar. Para fraternizar, para hacer pensar, para educar.
LOS MEDIOS DE  COMUNICACIÓN NO PUEDEN CALUMNIAR Y ENSUCIAR A LA GENTE, ES GRAVE, SE HACE DAÑO Y SE ANULA A LA PERSONA
EL Papa refiriéndose  a los medios de comunicación, en sí mismos son positivos. Por supuesto que, como todos somos pecadores, también los medios pueden caer –los que hacemos medios, yo estoy acá usando un medio de comunicación. Y los medios de comunicación tienen sus tentaciones. Pueden ser tentados de calumnia (entonces, usados para calumniar y ensuciar a la gente), sobre todo en el mundo de la política; pueden ser usados como difamación (toda persona tiene derecho a la buena fama, pero por ahí en su vida anterior, o en su vida pasada, o hace diez años tuvo un problema con la justicia, o un problema en su vida familiar… entonces, sacar a la luz hoy eso es grave, hace daño, se anula a una persona).
LOS MEDIOS DE  COMUNICACIÓN NO PUEDEN USAR LA DIFAMACIÓN AL CARPETAZO COMO SE DICE EN ARGENTINA
El Santo Padre en cuanto a la calumnia dijo  que es la  mentira hacia una persona. En la difamación se saca una carpeta –como decimos en Argentina, se hace un carpetazo-, y te sacan algo que es verdad pero que ya pasó. Y quizás ya pagó con la cárcel, o con la multa, o con lo que sea, ese delito. No hay derecho a eso. Eso es pecado y hace mal.
LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN CON LA DESINFORMACIÓN ES EL DAÑO MÁS GRANDE QUE PUEDE HACER AL TELEVIDENTE
El Papa resaltó que una cosa que puede hacer mucho daño en los medios de comunicación es la desinformación. Es decir, frente a cualquier situación decir una parte de la verdad y no la otra. ¡No! Eso es desinformar. Porque vos, al televidente, le das la mitad de la verdad. Y por tanto no puede hacer un juicio serio sobre la verdad completa. La desinformación es probablemente el daño más grande que puede hacer un medio. Porque orienta la opinión en una dirección, quitando la otra parte de la verdad. Y después, los medios yo creo que tienen que ser muy limpios, muy limpios y muy transparentes.
LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NO DEBEN CAER EN LA ENFERMEDAD DE LA COPROFILIA
El Santo Padre imploró y rogó por favor- no caer  - sin ofender en la enfermedad de la coprofilia: que es buscar siempre comunicar el escándalo, comunicar las cosas feas, aunque sean verdad. Y como la gente tiene la tendencia a la coprofagia, se puede hacer mucho daño. Así que yo diría esas cuatro tentaciones. Pero son constructores de opinión y pueden edificar, y hacer un bien inmenso, inmenso.
EL PAPA HABLO SOBRE EL AÑO DE LA MISERICORDIA QUE SE FORMO LA IDEA EN SU CORAZÓN
En la entrevista el Papa también hablo sobre, “El Año de la Misericordia”, cómo se formó la idea en su corazón, del año jubilar de la Misericordia, que no solo tenía que ser en Roma, sino, en todo  el mundo y donde la gente se movilizó mucho. Se movilizó mucho y se sintió la llamada a reconciliarse con Dios, a reencontrar al señor, a sentir la caricia del Padre.
NUNCA MAS A LA GUERRA NO FUE TOMADO EN SERIO, PORQUE DESPUÉS DE LA PRIMERA VINO LA SEGUNDA Y DESPUÉS DE LA SEGUNDA ESTAMOS HACIENDO LA TERCERA GUERRA MUNDIAL: UCRANIA, MEDIO ORIENTE, ÁFRICA, YEMEN.
De la conmemoración de los 100 años de la primera guerra mundial el Papa Francisco dijo que al continente europeo le había hablado tres veces, dos en Estrasburgo y una el año pasado o este año –no recuerdo- cuando el premio Calomagno [6 de mayo de 2016].
“Nunca más la guerra” creo que  no fue tomado en serio, porque después de la primera vino la segunda, y después de la segunda está esta tercera que estamos viviendo ahora a pezzeti, a pedacitos. Estamos en guerra. El mundo está haciendo la tercera guerra mundial: Ucrania, Medio Oriente, África, Yemen…
EN UN LLAMADO AL MUNDO EL PAPA ENFATIZÓ QUE ES MUY SERIO DE “NUNCA MÁS A LA GUERRA” DE LA BOCA PARA AFUERA, PERO, MIENTRAS TANTO FABRICAMOS ARMAS
En un llamado al mundo el papa enfatizó,  es muy serio, entonces de  “nunca más la guerra” de la boca para fuera, pero mientras tanto fabricamos armas, y las vamos vendiendo, y las vamos vendiendo a los mismos contrincantes. Porque un mismo fabricante de armas le vende a este y a este, que están en guerra entre ellos. Es verdad. Hay una teoría económica que yo nunca traté de constatar, pero la he leído en varios libros: que en la historia de la humanidad, cuando un Estado encontraba que sus balances no andaban, hacían una guerra y ponían en equilibrio sus balances. Es decir, es una de las formas de hacer riqueza más fácil. Claro, el precio es muy caro: sangre.
Ese “Nunca más la guerra” creo que es algo que Europa lo dijo sinceramente, lo dijo sinceramente. Schumann, De Gasperi, Adenauer… lo dijeron sinceramente. Pero después…
Por último el Santo padre invocó que hoy día hacen falta líderes; Europa necesita líderes, líderes que vayan adelante.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

MI LISTA DE BLOG FAVORITO QUE SIGO

EN GOOGLE + FOLLOWERS